Los taquetes se caracterizan por tener una forma cilíndrica y hueca. Su función es fijar piezas a paredes, techos, suelos o muros. Para colocarlos ese hace uso de un taladro con el cual se perfora el lugar donde se insertará el taquete y posteriormente el tornillo. Estas piezas son muy utilizadas en la industria de la construcción por lo que en el mercado hay una gran variedad de ellos, con características que se ajustan a cada necesidad.

Por ejemplo:

Taquetes de expansión o pre expandidos: se instalan con rapidez, ideales para sujeción liviana. Estos se hacen más anchos a medida que el perno se enrosca. Se usan en paredes y muros de concreto.

Taquetes adaptables: se contorsionan cuando se inserta el tornillo. Suelen ocuparse en paredes delgadas de ladrillo hueco, yeso o madera.

Taquetes universales: se ensanchan para ajustarse a los agujeros, pero también se contorsionan para hacer presión por lo que se pueden utilizar en distintos tipos de paredes.

Al momento de elegir comprar un taquete, toma en cuenta dónde lo colocarás, el material, la densidad y profundidad de la construcción, así como el peso y tamaño que sostendrá este elemento. Si tienes dudas o necesitas una asesoría sobre este producto, tornillos, roscas o cualquiera de los que comercializamos en Torcosa S.A. de C.V., no dudes en ponerte en contacto con nosotros.